Cómo la meditación puede mejorar tu vida

Meditación Silvia Fuentes
La meditación ayuda a recuperar el equilibrio físico y mental

¿Qué es la meditación? Definimos el término meditación como la práctica de mantener la mente en calma. En sánscrito denominado Dhyana. Nuestra mente no para de pensar, debido a que llevamos una vida muy ajetreada, produciéndonos situaciones diarias de estrés, que hacen que nuestro organismo tienda a desestabilizarse de una forma u otra. Con la práctica regular de meditación, empezando por 10 minutos al día podemos realizar que nuestro organismo se mantenga en equilibrio al igual que nuestra mente.

Como es difícil tratar de mantener la mente en blanco, sin que ningún pensamiento nos aborde, existen técnicas para centrar la atención y que la mente no se distraiga con pensamientos.

Podemos destacar diferente tipos de meditación, la más usual en occidente es la utilización de Mantras, sonidos o frases que se repiten durante un período de tiempo. Es la práctica más sencilla, ya que sólo debemos mantener la atención en la repetición de este mantra.Meditación Vipassana, centras la atención en tu cuerpo, en las respuestas que tu cuerpo hace en cada concentración a cada una de las partes de él, la autoobservación de las sensaciones.

Meditar no es una práctica fácil, requiere de un entrenamiento y práctica regular.

Existen innumerables beneficios de la práctica regular de meditación, como por ejemplo, mejoras en:

  • El estado de ánimo
  • La autoestima
  • La presión arterial
  • Te sientes mejor y más feliz, por el aumento de la hormona de la felicidad
  • De los niveles de estrés, ya que los reduce
  • Memoria y atención
  • El sistema inmunitario
  • La conciliación del sueño

Un ejemplo de práctica de meditación:

Busca un lugar donde meditar, un lugar que te sientas cómodo y un horario que te permita relajarte durante este tiempo. Puede ser a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde. Intenta mantener este mismo horario cada día para ti, para meditar.

Nos sentamos en posición de loto, sentados en el suelo con las piernas cruzadas y espalda recta, cuello un poco inclinado hacia delante, para que entre en contacto el sistema vagotónico de nuestro organismo (el que tiende a relajar el cuerpo).

Cerramos los ojos y realizamos respiraciones profundas, inhalamos y exhalamos, centramos la atención en relajar nuestro cuerpo, poco a poco. Podemos visualizar cada una de las partes de nuestro cuerpo como se sueltan y se relajan.

Manteniendo la misma respiración, nos vamos relajando. Ahora podemos visualizar el triángulo que se forma entre la base de la nariz y el entrecejo. Cuando nos venga un pensamiento y nos demos cuenta, volvemos a visualizar el triángulo.

Así podemos empezar durante 5 minutos e ir alargando poco a poco nuestra práctica.

¿Te animas?

 

 

 

Pin It on Pinterest