Yogaterapia para fibromialgia

Fibromialgia

Definimos fibromialgia como el dolor musculo esquelético generalizado (dolor en músculos, articulaciones y tendones) en ocasiones acompañado de fatiga crónica, dolores de cabeza, insomnio, pérdidas de memoria, ansiedad y depresión. La fibromialgia es más común en mujeres. Hoy día la padecen un máximo del 6% de la población Española. Se desconoce la causa de esta enfermedad, pero continúan con los estudios científicos para encontrar que puede producirla.

La yogaterapia ayuda a combatir los trastornos producidos por la fibromialgia. Los ejercicios de respiración acompañados de las asanas o posturas adaptadas para esta enfermedad, nos ayudará a mejorar nuestra calidad de vida aportándonos más salud en sueño, reduciendo la ansiedad y a sentirnos mejor con la práctica regular.

Hay estudios con evidencia científica que el Yoga Terapéutico favorece en la mejora de los trastornos de las personas con fibromialgia, reduciendo sus síntomas y aportándoles una mejoría en la calidad de vida.

En estas sesiones de yoga terapéutico es importante hacer hincapié en las respiraciones y en el descanso después de cada asana y no mantener las posturas más de 30 segundos para no sobrecargar músculos y articulaciones.

Os adjunto unos ejercicios para realizar de yoga para fibromialgia:

SAVASANA:

Tumbados en el suelo, piernas y brazos estirados vamos a realizar respiraciones amplias y exhalaciones, un máximo de 3 minutos. Es importante las respiraciones para oxigenar los órganos y tejidos y para relajar el sistema nervioso.

GOMUKHASANA (GATO-VACA)

Colócate a cuatro patas en la esterilla, con las rodillas en el suelo y apoyando las manos en la esterilla. Exhala y curva tu espalda hacia arriba y deja caer la cabeza . Inhala y realiza un arco con tu espalda hacia el interior y saca la cabeza hacia fuera. Realiza un máximo de 3 respiraciones cada una. Esta postura fortalece los músculos de la columna vertebral.

APANASANA (VIENTO)

Colócate tumbado en la esterilla con la espalda en  el suelo, flexiona las rodillas hacia el pecho y abrázalas con las manos y el mentón hacia el pecho. Realiza esta postura durante 30 segundos. Esta asana relaja la columna vertebral. En caso de dolor en las rodillas puedes colocar una manta bajo ellas.

Ante cualquier duda o limitación consulta a tu médico antes de realizar cualquier postura.

Si observas dolor en alguna de las posturas no continúes realizando el ejercicio.

Namasté.

Fibromialgia

Imagen de From | Unsplash

 

 

Pin It on Pinterest